-
  

PLATANO/BANANO. 


ENFERMEDADES EN BANANO

Control de Sigatoka de forma sostenible y ecologica.



ENFERMEDAD: Sigatoka negra

PATOGENO: Mycosphaerella fijiensis - se encuentra en casi todas las regiones del mundo donde se cultivan plátanos y bananos.

HOSPEDANTE: Musa spp. (bananeros y plátaneros)



Los primeros síntomas de la enfermedad de Sigatoka negra son manchas cloróticas muy pequeñas que aparecen en la superficie inferior (abaxial) de la tercera o cuarta hoja abierta. Las manchas crecen convirtiéndose en rayas de color marrón delimitadas por las nervaduras. (Imagen 1). El color de las rayas va haciéndose más oscuro, algunas veces con un matiz púrpura, y visible en la superficie superior (adaxial). Luego las lesiones se amplían, tornándose fusiformes o elípticas, y se oscurecen aún mas formando las rayas negras de las hojas características de la enfermedad (Imagen 2). El tejido adyacente frecuentemente tiene una apariencia como empapado o mojado, especialmente cuando está bajo condiciones de alta humedad.

Cuando el grado de severidad de la enfermedad es alto, grandes áreas de la hoja pueden ennegrecer y lucir empapadas. En el tejido necrótico numerosos cuerpos de fructificación (pseudotecios), diminutos, negros y globosos que contienen estructuras como sacos o bolsas (ascas) llenos de ascosporas van a emerger de la base de la hoja (Imagen 3).




La Sigatoka negra, que fue reportada por primera vez en Fiji en 1964, recibe su nombre al aparecer como una forma distinta de la Sigatoka amarilla. Las rayas y manchas jóvenes tienen el color negro y carecen del halo amarillo característico que está presente en las rayas jóvenes de la Sigatoka amarilla. Aunque las lesiones en la Sigatoka amarilla (Mycosphaerella musicola) pueden ser semejantes a las de la negra, uno puede distinguirlas de las de la Sigatoka negra examinando la forma de los conidióforos (ver el cuadro a continuación). Mycosphaerella fijiensis produce conidióforos en grupos pequeños y no en grupos grandes (esporodóquios) como M. musicola. También M. fijiensis tiene cicatrices en la base de las conidias y en los puntos de unión de los conidióforos. Mycosphaerella fijiensis produce la mayoría de sus conidias (esporas asexuales) y las estructuras que producen las esporas masculinas (espermogonios) en el lado basal de la hoja, mientras que M. musicola produce sus conidias predominantemente en la superficie superior de la hoja. Los síntomas de la Sigatoka amarilla (Imagenes 4 y 5) típicamente se desarrollan más lentamente que los síntomas de la Sigatoka negra (Imagen 6) (Ver abajo: Comparación de la Sigatoka Amarilla y Negra). También el diagnóstico puede ser realizado con el uso de la reacción en cadena de la polímerasa (PCR).

Si no se controla, la Sigatoka negra avanzará rápidamente por la superficie de la hoja, reduciendo la capacidad de fotosíntesis y así el rendimiento.




CICLO 



EPIDEMIOLOGÍA

En la Sigatoka negra las ascosporas y en cierta medida las conidias, constituyen los propágulos por los cuales el hongo se disemina.

Las conidias se forman fácilmente bajo humedad alta, especialmente si una película de agua está presente en las hojas. Estas esporas asexuales se diseminan durante acarreos de lluvia y al salpicar causando la propagación local de la enfermedad.

Los pseudotecios maduran cuando los tejidos muertos de la hoja están saturados con agua por aproximadamente 48 horas. Las ascosporas constituyen el primer medio de dispersión a largas distancias y proveen el mayor medio de propagación durante épocas extendidas de tiempo lluvioso. Mycosphaerella fijiensis forma relativamente pocas conidias y por eso se cree que las ascosporas son de más importancia en el ciclo de la enfermedad.

La mancha de hoja Sigatoka en bananeros disminuye un poco durante la época seca pero los ciclos de infección se repiten continuamente.



ESCALA





CONTROL ImS

 

 Enzimología de las proteasas y lipasas con cofactores metálicos en complejo peptidico (ImS 9090).



Medio de defensa sostenible y ecológico…. VERUM ECO.

VERUM ECO: Fertilizante Orgánico sistémico certificado por Ecocert.

Modo de aplicación: Aérea mediante avión, dron o terrestre.

Dosis de empleo: 1-1,25 Lt/100 Lt agua/Ha.


Ciclo de aplicación: 15-21 días. REPUBLICA DOMINICANA

                                     cada 7-8 días en ciclo de clima Invierno. COSTA RICA

                                     cada 12-15 días en cliclo de clima VeranoCOSTA RICA











Tiempo de absorción: 2 horas.

(en caso de lluvias a las 2 horas no se ha perdido el tratamiento, siendo totalmente efectivo al ser sistémico y por lo cual no se lava) 









Puntuación Codex Amet (escala medio ambiental): 87 puntos 

(sistemas de aplicación y transporte con combustibles fósiles, no permitiendo alcanzar el rango 100 puntos)






















 



REPUBLICA DOMINICANA 2017 (desde 2014 trabajando sigatoka en el país).


 

 





































13-11-2020


23-11-2020










Fusarium o. RZ4

 




Nuevo Proyecto en Papaya.


TIRO AL BLANCO (en PAPAYO)

“Bunchy Top” o “Tiro al blanco” (asociado a Rickettsia) Esta enfermedad es producida por una bacteria sistémica del género Rickettsia (Davies et al. 1998), la cual es transmitida por un saltahojas (Empoasca papayae) muy pequeño (3mm). Los adultos y las ninfas de estos insectos chupan la savia del envés de hojas y brotes tiernos, y al pasar de una planta a otra, transmiten la enfermedad. Con excepción del almácigo, esta enfermedad puede presentarse en cualquier etapa de la plantación. A continuación se describen los síntomas en orden de desarrollo, conforme progresan en la planta. 

Aparición de un moteado verde oscuro en los peciolos y pedúnculos de las hojas y flores jóvenes.  

Necrosis de los bordes de las hojas tiernas.  

Cese de producción de látex en los órganos afectados (esto se puede verificar punzando con una cuchilla el área afectada, lo cual produce la emisión de látex a partir de la herida en plantas sanas, en tanto que en plantas enfermas no hay salida de látex). 

Conforme la enfermedad progresa, los síntomas van descendiendo en la planta, lo que eventualmente produce la muerte de la misma. Esta enfermedad se presenta con más frecuencia en la zona Norte y Caribe del país y no es común en la Zona Pacífica. Cuando los primeros síntomas aparecen en una planta, ésta se debe eliminar para evitar que el insecto transmita la enfermedad a los árboles sanos. No existen insecticidas registrados en nuestro país para combatir al insecto transmisor. Algunas experiencias con agricultores han demostrado que la colocación de trampas amarillas en las plantaciones es una medida muy efectiva para controlar el vector de la enfermedad y con ello prevenir la misma. Se ha demostrado que es necesaria la colocación de unas 8 a 12 trampas por hectárea, a la misma altura de las copas de los árboles, las cuales deben renovarse semanalmente. Es importante mencionar que esta enfermedad se presenta de manera cíclica, con una presencia muy importante en algunos años y casi nula en otras. Por otra parte, es necesario enfatizar que el éxito de la prevención o erradicación de este problema debe basarse en el monitoreo constante de la plantación con el fin de detectarla apenas inicia. Finalmente, debe mencionarse que esta enfermedad puede confundirse fácilmente con una deficiencia de hierro, un ataque de ácaros o una toxicidad por herbicidas hormonales como el 2,4-D. Las características distintivas de la patología siempre serán la presencia del moteado verde oscuro en los peciolos y el cese de la producción de látex en los órganos afectados (peciolos y frutos recién formados). 

COSTA RICA (Yorlan Diaz)